¿Alteración de los ritmos circadianos? El CBD puede ser tu aliado

La situación actual, el estrés de nuestro día y el estar confinados son aspectos que puede deteriorar nuestro sueño, un componente importante para nuestra salud y funciones cognitivas. La falta de sueño ha sido siempre objeto de estudio. Todos conocemos la recomendación de dormir 8 horas diarias para tener un descanso completo y reparador, pero… ¿Quién puede dormir tantas horas actualmente?

Toda esta falta de sueño, unido a cambios de horarios y rutinas repentinas pueden causar una serie de cambios metabólicos, epigenéticos e incluso cardiovasculares.

Para profundizar un poco sobre el tema, hablaremos sobre las fases del sueño y ritmos circadianos:

¿Cómo funciona nuestro sueño?

Los dos principales aspectos que nuestro cuerpo usa para tener la necesidad de dormir son:

  • Nuestro reloj interno (circadiano)
  • Una relación sueño/vigilia

En las dos primeras etapas del sueño, el cuerpo se prepara para el sueño profundo, es decir, la etapa tres. En estas etapas, entramas en la fase de sueño ligero, los ojos se mueven lentamente y entramos y salimos del sueño.

Al pasar a la etapa tres, pasamos al sueño profundo, generando ondas cerebrales muy lentas y ondas cortas más rápidas, incluso reduciendo nuestra actividad muscular al mínimo.

Pasamos a la fase cuatro, con un sueño muy profundo, y finalmente, llegamos a la fase cinco, donde nos encontramos con los sueños que recordamos cuando nos levantamos, con movimiento oculares muy rápidos, gran actividad cerebral y aumento del ritmo y presion arterial.

¿Qué problemas nos encontramos si no descansamos correctamente?

Si descuidamos el sueño, nuestros biorritmos se ven afectados, y tendremos una serie de efectos como somnolecia, bostezos, cansancio, fatiga, estamos irritables, aumentaremos nuestro apetito en busca de hidratos de carbono…

Si nuestro sueño, aun siendo largo, no es de calidad, también podremos tener una serie de problemas en consecuencia, como aumento de peso, diabetes, enfermedades cardíacas,. aumento de dolores, demencia, trastornos anímicos…

Como podemos ver, nuestro ciclo de sueño es sumamente importante para nuestra salud, y el primordial cuidarlo cuando esta fallando.

El confinamiento que estamos sufriendo, unido al estrés por la situación, puede ser factores que perturben nuestro estado y ritmos normales del sueño, y es aquí donde el cbd puede actuar, y aumentar nuestro descanso reparador.

¿Puede el CBD ayudarnos a mejorar el sueño y el descanso?

Ya hemos hablado muchas veces de las propiedades calmantes y anti inflamatorias del CBD, haciendolo el complemento perfecto para trarar nuestra perturbación y sueño interrumpido.

Bajo la ciencia y la experiencia, el CBD ha demostrado que mejora el ciclo sueño-vigilia, por sus propiedades ansiolíticas, analgésicas y antidepresivas. Al tener ese beneficio de «sedación», el CBD ayuda tanto a la cantidad como a la calidad del sueño.

Los sueños interrumpidos son síntomas de ansiedad y estrés. El CBD tiene efectos en la de reducción en la presión arterial y frecuencia cardíaca, ayudándonos a relajarnos y reducir el estrés.

Puedo aumentar el tiempo en el que estamos en el sueño profundo, haciendo que sea más reparador.

Finalmente, al tener propiedades ansiolíticas y antiinflamatorias, conseguimos reducir dolencias que nos impiden descansar, consiguiente un mejor sueño y reparación muscular.

No cabe duda de que el CBD es un complemento perfecto para esta situación. Fácil de usar y 100% natural, puede que sea tu aliado ante este batalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *